Facilita que se mueva

Una empresa no genera dinero, solamente facilita que se mueva. Y si eso ocurre, ¿merece existir aquella que no hace más que eso, cuando hay tantas cosas que importan por hacer?

Parece obvio

Desde Harvard Business Review informan que el trabajo duro no siempre conduce al éxito.

Lo sostienen con algunas afirmaciones entre las que se encuentra una que parece repetirse constantemente por las más diversas fuentes. La clave se encuentra en dar un paso atrás, mirar el panorama general y buscar los pasos que se deben seguir para lograr un impacto duradero. Esto es, esfuerzo dirigido en una dirección previamente definida.

Parece obvio, y sin embargo es mucho menos común de lo que esa obviedad podría hacer parecer.

La muerte

Quizá debería seguir siendo tabú. O quizá no. Es la prueba por excelencia, el examen que todo el mundo hará y el temario más amplio y personalizado que existe.

Existe incluso quien bromea con ella.

Cada cosa que haces te prepara para la prueba, desde que naces hasta que llega el momento. Mucha gente prefiere no pensar nunca en ella, pero eso no hará que desaparezca.

Extorsión

Spotify acusa a Apple de extorsión por la nueva tasa de la App Store y tacha de farsa su plan para cumplir con la DMA.

La idea es que ganen los usuarios, pero aún está por ver si eso ocurrirá a medio y largo plazo. También era regular las prácticas monopolísticas, y aparentemente eso no pasará ni siquiera al corto.

Se pueden blindar los ingresos rodeando la norma e incentivando que todo siga como hasta ahora. También los usuarios pueden jugar a equilibrar la balanza suscribiéndose a todos los servicios que utilicen a través de sus propias páginas web, accediendo directamente a ellas en lugar de utilizar enlaces en las tiendas o las propias aplicaciones.

Si un servicio te aporta, garantiza que tu pago se dirige a quien te lo está ofreciendo. No representa, ni mucho menos, una solución a esta situación. Pero es una parte de ella que está en tu mano y no te cuesta nada.

No tienen tiempo

Yolanda Díaz achaca el absentismo a la salud mental y a que los trabajadores «no tienen tiempo».

Promover que la solución a esta situación pasa por reducir la jornada laboral —por beneficioso que pueda resultar en algunos aspectos— es el resultado de infantilizar las causas que nos han llevado a ella.

A lo largo de las últimas décadas hemos evolucionado hacia un modelo en que podemos hacer más y mejor. Sin embargo, nuestra exigencia en cuanto a producción y resultados ha crecido a un nivel alarmantemente superior. Hemos creado un entorno tan rápido y volátil que elimina todo rastro de estabilidad y seguimos premiando «hacerlo todo» como si siguiera siendo posible.

Aún dentro de ese marco nuestra exigencia sigue creciendo, seguimos sin contemplar preparar a las personas para desarrollar su trabajo dentro de ese entorno y seguimos tratando ciertas habilidades críticas como opcionales.

Ahora, aparentemente nuestra solución pasa por sacar un par de horas semanales de una caja para ponerlas en otra. Sin más.

Probablemente todo esto ocurra porque las personas que tienen la responsabilidad de proponer e implantar soluciones no tienen tiempo para pensar en algo mejor. O no tienen ganas, o la capacidad para hacer propuestas mejores. Pero resulta que las necesitamos.

Casi todo

Casi todo en exceso es malo. El problema del exceso no está, en muchas ocasiones, en el exceso mismo. El problema está en las carencias que produce. Todo lo que suma en algún lugar resta en otra parte.

Demasiado bueno

Una persona sabia me dijo una vez:
Si parece demasiado bueno, examínalo de nuevo. Todas las veces que haga falta. Solamente cuando deje de parecer tan bueno existirá la posibilidad de que hayas alcanzado cierto nivel de objetividad.

Hoy puedo decir que la mayor parte de errores que he cometido han estado relacionados con haberlo ignorado. Espero que te sirva. En realidad, sé que te servirá.

No hacer nada

No hacer nada es una técnica estupenda para mejorar tu productividad. Parece que la neurociencia lo tiene claro.

En realidad, no hacer nada no es exactamente «no hacer nada». Es no hacer algunas cosas que crees tener claro que necesitan ser hechas, para hacer otras que en principio parecen irrelevantes. La cuestión es que son menos irrelevantes de lo que parecen.

Luego está la segunda parte, más compleja. Y es que lo que en su justa medida beneficia puede perjudicar en otra.

Vox populi, vox Dei

Una expresión que tiene muchos adeptos. Tampoco ha faltado quien ha pensado todo lo contrario, como Steve Jobs sentenció cuando dijo que «la gente no sabe lo que quiere hasta que se lo enseñas; por eso nunca me he basado en las investigaciones de mercado.»

Lo cierto es que si haces lo que demandan siempre estarás atrás. Puedes hacer cosas buenas desde esa posición, pero son diferentes a las que podrías hacer estando en otra. Difícilmente meterás goles siendo portero, o los detendrás siendo delantero. Conviene saber desde que lugar puedes hacer qué, buscar el mejor para lograr lo que te propones y no hacer nada que te lleve a otro.