Sé más eficaz, parte 1 capítulo 9

Noveno capítulo de «Sé más eficaz» de David Allen en el blog de Aprendiendo GTD.

En esta nueva entrega, Allen insiste en la necesidad sobre prestar atención activa a aquello que llama a las puertas de nuestra mente. Es necesario llevar a cabo este proceso de reflexión en que determines qué significa que esté hecho y que visualices qué aspecto tiene hacerlo, que establezcas recordatorios de ser necesarios y siempre en un sistema externo fuera de tu cabeza, y que los revises sistemáticamente para verlos cuando tiene sentido.

No hacer esto tiene consecuencias. Esos asuntos seguirán llamando a las puertas de tu mente, incordiándote y generando interrupciones innecesarias. Además, las posibilidades de que finalmente llegues a hacer algo con ellos se verán enormemente reducidas.

La opción es clara.

Sé más eficaz, parte 1 capítulo 8

Todos tus asuntos pendientes, tus compromisos incumplidos —sean más grandes o más pequeños, tengas más o menos consciencia sobre ellos— consumen tu energía mental. Sólo cuando los tienes identificados y resuelves, o cuando asumes que están bien como están, consigues que esa energía se libere.

Una metodología como GTD® te ayuda a identificarlos, a pensar de verdad sobre ellos, o a ponerlos en marcha hasta zanjarlos si decides que tal y como están no es como deben estar. O a tenerlos en tu punto de mira, si decides que aún no es su momento.

No menosprecies la carga cognitiva que supone el círculo abierto. Por más mundano, insignificante o irrelevante que sea sigue siendo tu círculo, y sigue incompleto. Tu mente lo sabe.

Sobre esto he escrito esta semana en Aprendiendo GTD, «Sé más eficaz» capítulo 8.

Sé más eficaz, parte 1 capítulo 7

Tras más de dos años, retomo la serie sobre «Sé más eficaz»  de David Allen y lo hago con el capítulo 7.

Allen presenta en este capítulo algo que conoces bien. Un verdadero desastre hablando en términos de efectividad se encuentra en el hecho de permitir que los fuegos, las urgencias y los desastres, se apoderen de tu atención y dirijan por completo tu vida.

En la esencia de la metodología GTD® podrás identificar estrategias orientas a —entre otras cosas— que esto no ocurra.

Para mí ha sido todo un re-descubrimiento volver a abrir las páginas de este libro para continuar la serie con este capítulo, te animo a seguirlo conmigo.

Recuerda, además, que el grupo de Aprendiendo GTD en LinkedIn estamos inmersos en esta obra en nuestro club de lectura.

Concéntrate

Análisis del capítulo 19 de Esencialismo de Greg McKeown, concéntrate.

Estoy llegando al final de este magnífico libro y en esta entrada en el blog de Aprendiendo GTD hago una parada en la habilidad —necesaria— de concentrarse, de vivir el momento que estás viviendo aquí y ahora. De saborearlo.

Sin esta habilidad de poco sirve el resto de cosas que hagas, porque difícilmente encontrarás un valor propio, un retorno a tus actos.

Este capítulo contiene una serie de reflexiones que sin duda te recomiendo.

Captura con Braintoss

Braintoss es una de esas aplicaciones maestras cuya simplicidad sólo es superada por su funcionalidad.

Desde Aprendiendo GTD le hemos dedicado una entrada explicándote qué hace y cómo lo hace que, además, tiene premio. Sus desarrolladores nos han cedido unos códigos, tanto para iOS como para Android, que sorteamos entre nuestros lectores. En la entrada original tienes todos los detalles.

Te deseo mucha suerte en el sorteo, no dejes de participar.

Fluye

Análisis del capítulo 18 de Esencialismo de Greg McKeown, fluye.

En esta entrada en el blog de Aprendiendo GTD me adentro en el mundo de los hábitos y de las rutinas, un mundo fascinante.

Bajo mi punto de vista, no se da —en general— la suficiente importancia a lo que los hábitos pueden hacer por nosotros. Conocer cómo nacen y se desarrollan, cómo funcionan, cómo de presentes están y qué beneficios aportan a nuestra vida cotidiana es solamente el primer paso hacia un universo en que podemos lograr mucho más teniendo la sensación de hacer mucho menos.

Este capítulo es una excelente puerta de entrada a ese apasionante mundo.

Conocer, aprender, comprender, aplicar y vivir GTD®

Mi nueva entrada para el blog de Aprendiendo GTD: Conocer, aprender, comprender, aplicar y vivir GTD®.

Una parada para la reflexión sobre un camino que, en ocasiones, te lleva a un callejón del que cuesta salir. Sin embargo GTD® es sencillo y su senda también lo es. Es nuestra condición y tendencia tanto a hiper-simplificar como a sobre-complicar lo que nos juega estas malas pasadas.

Grandes cambios requieren reflexión y dedicación. No por complejos sino por todo lo contrario.

Mi mapa

Punto de inicio de muchas cosas, punto y final para otras. Mi mapa en septiembre 2020.

Una entrada escrita a partir de detalles escondidos en entradas de mi diario del último año, de centenares de pequeños pensamientos y de importantes conflictos en mi interior que necesitan desaparecer o alinearse.

Algo entra, algo sale. Lo nuevo y lo viejo tienen gran valor, pero se repelen. No puedes tenerlo todo.

Un intento sin éxito. Un deseo de que los demás vean lo que yo veo. Gran pena por lo que pierdo y gran ilusión por lo que gano.

Mirada al frente. No olvido el pasado, ha sido grande. Pero hay un futuro que necesita ser libre.

La perspectiva es todo

Francamente, me encanta esta entrada sobre perspectiva que he escrito. La perspectiva es todo.

Aunque se publica en el momento que se publica, nació varias semanas antes —al menos en esencia— y ha sido la antesala de importantes decisiones en mi vida.

He leído mucho sobre la influencia de nuestro mayor o menor grado de perspectiva en nuestra vida.

En mi criterio, como seres emocionales que somos, no podemos desvincularnos de ella a voluntad. Podemos tratar de someterla y amarrarla desde nuestro yo más racional, y podemos conseguirlo parcialmente. Parcialmente.

Como seres humanos, no podemos —ni creo que podamos nunca— tomar decisiones 100% racionales, como tampoco podremos tomarlas 100% emocionales. La heterogeneidad compleja que nos compone no lo permite. Podemos equilibrar o modelar niveles, pero nunca eliminar partes de la ecuación.

Yo soy una persona muy emocional. Me esfuerzo por equilibrar la balanza, pero jamás por llevarla a un extremo. Me gusta el equilibrio, con lo bueno y malo que aporta cada parte.

No todo el mundo opina como yo y eso no es malo, es —como siempre— riqueza. Pero no es mi juego.

No se trata de dejarte guiar por tus emociones y actuar sin pensar. Se trata de pensar antes de actuar sin negar su peso a tus emociones.

Progresa

Y más Esencialismo de Greg McKeown. Me adentro en el capítulo, 17, progresa.

Pensar en grandes resultados y querer comenzar con gran ímpetu a comerse el mundo es algo que se atraganta. En lugar de eso, piensa en términos de pequeñas victorias y avanza cada día un paso más hacia tu meta. La constancia y la repetición son armas muy poderosas.

Si te centras en progresos mínimos y recompensados, y permites que tus propios logros retroalimenten tu camino y te empujen a seguir, no habrá quien te pare.