Parar para seguir

Desde hace un tiempo está cobrando más sentido que nunca. En ocasiones se hace necesario parar algo para que otra cosa adquiera el ritmo que necesita.

Hace meses que pienso en hacer un replanteamiento profundo de este blog. En todos los sentidos: desde su aspecto y funcionalidad hasta el tipo de contenidos y frecuencia de publicación.

Tras aclarar en mi mente cuáles son exactamente todos esos cambios y cómo llevarlos a la práctica, he comenzado a trabajar para convertirlos en una realidad. Sin embargo, actualmente trabajo en tantos frentes que aquellos que objetivamente menos me urgen apenas avanzan.

Observándolo en perspectiva, me siento satisfecho con lo que hago. Creo que estoy dedicando más atención a aquello que más la necesita, pero eso no elimina un cierto sentimiento de frustración cada vez que me enfrento a evaluar mis escasos avances en algunos campos concretos.

Así que he decidido que ha llegado el momento de dar un impulso a ese replanteamiento y comenzar a trabajar activamente en él hasta que lo concluya. Parar para seguir.

Esta será mi última entrada hasta que finalice ese trabajo.

No podría asegurarte cuanto tiempo pasará hasta que eso ocurra, pero estimo un plazo de entre 30 y 60 días. Si te has suscrito por correo electrónico a este blog tu suscripción se mantendrá activa, así que cuando todo esté listo recibirás un aviso en tu bandeja de entrada. Si no te has suscrito y quieres recibir esa notificación, puedes suscribirte hoy.

Nos leeremos pronto de nuevo. Hasta entonces.