Las preguntas erróneas

Begoña Castillo habla en LinkedIn sobre una empresa en que permiten total libertad para teletrabajar o acudir a la oficina. Y en esa empresa solamente una persona teletrabaja el 100% de las ocasiones, mientras que el resto acude a la oficina tres o cuatro días por semana de forma totalmente voluntaria.

Se trata de una situación excepcional, alejada por completo de una realidad en que cada día conocemos más y más casos en que el regreso a la oficina se está forzando desde muchas organizaciones.

Casi todas se preguntan cómo aumentar la productividad, pero casi ninguna cómo permitir el teletrabajo y que un procentaje elevado de personas acudan igualmente a la oficina. Están tomando decisiones desesperadas. Realmente no saben cómo conseguir lo que buscan porque se hacen las preguntas erróneas. Cuando piensas en rentabilidad antes que en ninguna otra cosa ocurre que consientes dejar de lado gran parte de la perspectiva necesaria para alcanzarla.