Diferentes tipos de riesgo

Existen diferentes tipos de riesgo. Por ejemplo, aquellas organizaciones que imponen la presencialidad corren el riesgo de estar, con ello, renunciando a talento alejado geográficamente o que, simplemente, descarta regresar a la oficina. En otro extremo se encuentran aquellas que promueven (o admiten) el trabajo en remoto, y donde personas y organización necesitarán lidiar con las consecuencias del contacto físico.

En medio, una amplia diversidad de grises donde soluciones como la semi-presencialidad o encuentros ocasionales encabezan la lista de soluciones que aplican luces a las sombras y sombras a las luces. Pero siempre es diferente ponerte a la sombra en un día claro que iluminar una zona en medio de la noche.

Cada postura puede suavizarse, pero es realmente importante tener claro de cuál partes porque hay características impresas en el ADN en cada de una que no se pueden cambiar.