Útil y/o divertido

Ha de ser una de las dos cosas.

Ni siquiera en un matrimonio que funciona o en una empresa compuesta por personas comprometidas las opiniones se acercan en todos los sentidos. Y cuando no lo hacen puede merecer la pena discutirlo.

Quizá mi jugador favorito sea Ja Morant y el tuyo Stephen Curry. O LeBron James. Da igual. Podemos discutirlo y aún así ninguno cambiaremos de opinión. Podría ser divertido. Pero en ocasiones llega un momento en que deja de serlo.

Con la utilidad ocurre exactamente lo mismo.

Puede merecer la pena cuando es divertido o llegar a un acuerdo resultará útil para alguien. Pero cuando se han pedido de vista ambas cosas es mucho mejor cambiar de rumbo ates de que todo el mundo pierda.