La microgestión

Existe para los asuntos propios y para los que implican la intervención de otros, y en ambos casos se trata de un pozo profundo del que cuesta salir. No te engañes, jamás es beneficiosa. Hay que huir de ella tan pronto como se detecta su presencia.