Que algo mejore

En realidad eso es lo que todos queremos.

Por eso nos movemos, nos esforzamos y pagamos. Para que algo mejore. Que un problema desaparezca, o que algo que ya es bueno se convierta en mejor.

Y entonces aparece el freno, cuando queremos que algo mejore más aún.

¿Qué coche supone el mejor retorno de mi inversión? ¿En qué podría invertir mi esfuerzo para obtener más? ¿Cómo podría convertir ese proceso en más rápido y eficiente?

En el fondo sabemos que cuando todo se para difícilmente algo mejora. Y para esas ocasiones tal vez un poco sea mejor que mucho.