Luces de colores

Todos los comercios están reclamando tu atención hoy. Escaparates físicos o virtuales llenos, publicidad masiva y luces de colores como un reclamo que en este momento pueden exhibirse sin pudor ni temor a la vergüenza.

Lencería roja, abrigos estilosos y turrones por todas partes.

En apenas unos días las luces volverán para recordarnos que todo está al 50% de su precio original.

La lencería seguirá siendo igual de sexy, pero pasará a ser demasiado atrevida. Los abrigos seguirán teniendo estilo (por un tiempo) per ya no podrán regalarse sin que alguien pregunte el motivo. Y los turrones seguirán hechizando los paladares, pero ahora resultarán completamente incompatibles con la dieta.

Nada de todo ello ha cambiado, solamente el momento. Lo que antes valía mucho ahora vale poco y las luces de colores que antes eran divertidas ahora parecen desesperadas.

El momento adecuado importa. La parte buena es que en muchas ocasiones no necesitas esperar a que llegue, porque los momentos pueden crearse.