El futuro es ahora

Las personas no deciden su futuro; deciden sus hábitos y sus hábitos determinan su futuro. — Matthias Alexander

Esa cita pone de manifiesto algo aterrador y, al mismo tiempo, esperanzador. Y es que no existe un atajo directo hacia el futuro, pero sí el modo de influir en muchas de las variables que van a construirlo.

Es un poco más complejo de lo que querríamos, pero es posible. Y siendo posible conviene mover ficha.