Anteayer

Anteayer escribí sobre cosas que enriquecen.

Recibí algunos correos y casi todos se parecían en algo: consultaban sobre la aplicación práctica de ese texto a aspectos cotidianos concretos.

Un ejemplo:

¿Te refieres a hacer la planificación usando ChatGPT? Yo es algo que me he encontrado… Por pereza intento que me planifique el trabajo, pero luego me encuentro con que hay algo que se pierde al no ser tú mismo el que lo hace. Es como que el propio hecho de planificar te obliga a pensar mejor, o estructurar mejor las cosas…

Así que dejo la respuesta que envié por aquí, prácticamente la misma para todos ellos:

No escribí la entrada pensando en ese ejemplo concreto, pero por supuesto aplica al 100%.
Hablar de efectividad es lo mismo que hablar de conocer el entorno, a nosotros mismos, y estrategias que nos ayuden a movernos hacia donde queremos teniendo en cuenta ambos. Cada cosa relacionada con lo anterior que delegas en algo o alguien, es algo que te pierdes y te frena.

He pensado que la respuesta podría resultarte útil.

Estaría realmente bien que siempre sometamos nuestra tendencia a tratar de ahorrarnos trabajo a un análisis que nos permita saber si estamos haciendo un buen trato.