A más, menos

Ahora rechazamos las pantallas. Demasiados dispositivos e información. El scroll que jamás termina nos cansa. Queremos menos.

Lo solucionaremos como siempre. Comprando, consumiendo y obsesionándonos con algo nuevo.