Actitud

Gentil y breve recordatorio sobre algo que ya ha aparecido en estas páginas en muchas ocasiones: tu actitud condiciona tu bienestar. Determina todo aquello que haces y cómo lo haces. Tu presente y tu futuro.

La actitud consiste en llevar fuera lo que está dentro, mientras que la aptitud consiste en atraer dentro lo que está fuera. La primera consiste en dar y la segunda en recibir. La actitud se externaliza, mientras que la aptitud se adquiere.

Demasiadas personas ponen el foco fuera antes que dentro. Demasiadas valoran en exceso aquello de lo que carecen, sin valorar lo que las acompaña. Demasiadas organizaciones buscan incansablemente fuera algo que muchas veces está olvidado dentro.

Casi nadie busca obtener lo máximo de lo que ya tiene. Quien lo hace sabe que atraer lo que está fuera es mucho más sencillo de lo que parece.