Decidir

Pocas palabras inundan el ambiente, en cualquier lugar y a cualquier hora, tanto como demasiado. Demasiado está en todas partes y a todas horas. Demasiados emails, demasiado que hacer, demasiadas reuniones… demasiado.

Demasiado consigue convertir cualquier cosa en algo negativo cuando, en realidad, es un privilegio que no se valora lo suficiente.

Demasiadas cosas gratis quiere decir que tienes mucho donde elegir, pero también que necesitas decidir con cuántas y cuáles quedarte. Y aparentemente preferirías que fueran muchas —muchísimas— menos para evadir ese trabajo. Para tomar lo que hay, sin más. Aunque eso suponga que sean otros quienes tomen decisiones por ti.

Leer este blog es gratis, como varios millones más. No necesitas leerlos todos, ni siquiera leer este. Necesitas tomar decisiones para leer los justos. Siempre que decides, demasiado se convierte en lo justo.