Confianza

Todo funciona mejor con confianza.

Haces tu mejor trabajo cuando tienes confianza plena en que harás tu mejor trabajo. Sin ella, aún puedes hacer algo que resulte realmente bien. Pero nada más. El último escalón jamás se sube en su ausencia.

Y cuando trabajas con alguien, el intercambio mutuo de confianza genera un aura que todo el mundo trata de mantener vivo y saludable. Si ese aura sufre, se nota. Y cuando eso ocurre aparece la oportunidad de rectificar, velar por su salud y fortalecerlo.

Nos equivocamos y rectificamos, y ese aura tiene mucha más fuerza de la que en un principio parece. Es flexible, capaz de soportar muchos errores y vuelta al equilibrio. Pero cuando ese aura se rompe y desaparece, es momento para detenerte y pensar. Las personas adultas no necesitan niñeras permanentemente, cuando están en el lugar que les corresponde.

¿Lo están? ¿Lo estás?